miércoles, 1 de noviembre de 2017

Calaverita a Donald Trump

Deambulaba la Flaca
por toda la Casa Blanca
rastreando al del copete,
ese Trump incompetente.

Lo custodiaba la CIA,
pues la Muerte lo seguía;
evacuó el intestino
al conocer su destino.

Levantó una gran valla
el muy cobarde canalla,
creyó salvar el pellejo
el depravado tipejo.

El tal Donald no es valiente,
más bien un patán caliente
que abusa de las mujeres
y de muchos otros seres.

La Catrina lo encontró
y su guadaña mostró.
Ya murió el mandamás,
ese hijo de Satanás.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Calaveritas 2015

Peseros

¡Usted me paga completo,
aunque vaya sin asiento
aquí no vale su placa!
gritó el chofer a la Flaca.

Dio su pasaje la Muerte,
al pobre chofer sin suerte,
moneda de oro entregó
con la cual lo ahogó.

Se llevó a los choferes
porque olvidan sus deberes:
tratan mal a pasajeros
en sus maltrechos peseros.

Ninguna ruta escapó
hasta el último atrapó,
todos se van al infierno
a sufrir el llanto eterno.

La Paz quedó sin peseros,
esos carros con agujeros,
los choferes van río abajo
sin dinero ni trabajo,
encerrados y con tranca
Caronte rema la barca.

La ciudad será segura
la Calaca así lo augura
con choferes más humanos
en nuevos buses urbanos.


Furiosos ecologistas

A recoger un muerto,
rumbo al aeropuerto,
con retardo va la Muerte,
pero hoy no tiene suerte
pues bloqueada está la vía
y su protesta no servía.

Furiosos ecologistas,
como gorilas golpistas,
no daban paso a la gente
y se les ponían enfrente.

¡La mina fue aprobada!
gritaba la manada,
¡tu agua defendemos!
exclamaban unos emos.

La mina es mala, sin duda,
les explicó la Huesuda,
pero no afectes al pobre,
aquel que cobra en sobre.

La Calaca no aguantó
y el bloqueo reventó,
con guadaña en su mano
no dejó a ninguno sano.


Intolerantes

Una propuesta singular
hacía el Frente Familiar:
limitarle los derechos
a los seres “malhechos”.

Con sus anuncios lesivos
se muestran muy activos,
no quieren que homosexuales
“rompan las reglas morales”.

Paren su campaña de odio
dijo la Flaca en el podio,
ustedes no tiene honestidad
para atacar la diversidad.

Ya desapareció el Frente
al averno cayó esa gente,
la Calaca fue muy obvia,
pues detesta la homofobia.


Baches

La Muerte fue a palacio,
llegó temprano y despacio,
todos corrieron asustados
no quería ser atrapados.

Venía a hacer un reclamo
por los bache a cada palmo,
fue a la oficina de Martínez
quien dormía en calcetines.

Tenemos ya muchos baches,
dijo la que usaba huaraches,
a cada rato me desarmo,
¡acaba ya con tu marasmo!

Ya no hay dinero para eso
dijo el alcalde muy tieso,
se fue para el carnaval
¡qué será un gran festival!

¡Malaya sea tu suerte!,
gritó enojada la Muerte,
así que por esa osadía
lo mandó a la fosa fría.


Malecón

El malecón está deshecho
hay basura en cada trecho,
también caca de perros
así como tierra en cerros.

La Muerte iba con Cerbero
sorteando el cochinero,
sin querer se tropezó
y toda se despedazó.

Con el rostro furibundo
le reclamó a todo mundo:
¿dónde está la autoridad
que no tiene sensibilidad?

Va a todas las dependencias
que denotan incompetencias:
se murieron en Zofemat
igual que en la Semarnat.
¡Ya llenó los panteones
con estos talegones!

viernes, 22 de mayo de 2015

Campañas políticas*, gramática y narcoconsumo


Estamos en la recta final de las campañas política. Cada candidato presume que será el ganador gracias a sus propuestas que, según ellos, son las mejores. Dichas propuestas podemos leerlas en la propaganda que nos hacen llegar a nuestros hogares o través de medios electrónico, redes sociales y periódicos.

Decepcionante ha sido recibir y ver propaganda electoral impresa y en redes sociales con faltas de ortografía. Si eso fuera un motivo para que los candidatos perdieran su registro, seguramente la elección de este 7 de junio se anularía por falta de contendientes.

A pesar del presupuesto millonario con que cuentan los partidos políticos, estos no se preocupan por cuidar la ortografía y la sintaxis de su propaganda. Quizá piensen que las personas ponen más atención al fondo que a la forma, es decir a lo que se dice y no como se escribe. El efecto de las redes sociales se extiende.

Las faltas de ortografía nos permite suponer muchas cosas de un candidato: que su habilidad en la escritura es muy pobre; que creen que el pueblo es ignorante y no es necesaria la ortografía correcta, al fin que ni por enterado se da; que su equipo de colaboradores es incompetente en gramática; que no quieren pagar para no rebasar el tope de gastos de campaña. Creen que solo con Photoshop y propuestas “alegres” es suficiente para crear una imagen de “inteligente”.

No dudo que más de un candidato piense que se exagera en eso de la ortografía: “En qué afecta un «tu» sin acento o con acento, o usar mayúsculas indiscriminadamente; para qué preocuparse por nimiedades como las tildes, nombres propios o signos gramaticales, ¿acaso muere alguien?”. Probablemente creen que deba de jubilarse a la gramática, como lo ha hecho en Facebook.

Pensar que una propaganda con faltas de ortografía no es importante, es como creer que consumir un cigarro de mariguana y una raya de cocaína de vez en vez no daña a nadie. Sin embargo, el narcotraficante se fortalece de estos ingenuos que le llenan el bolsillo. Cada grapa o carrujo comprados equivale a una bala que deja huérfanos y viudas, además de robar la tranquilidad de todos.

Entonces, me hago la siguiente pregunta: ¿se puede confiar en un candidato que afirme que la educación es la base del progreso y que prometa mejorar la enseñanza con más y mejores escuelas, maestros preparados y horarios ampliados cuando es incapaz de presentar su propaganda con buena ortografía? Simplemente resulta incongruente.

*Relación de la propaganda revisada: Ricardo Barroso Agramont, Carlos Mendoza Davis, Carlos Sánchez, Axxel Sotelo, Roxana Bermúdez, Juan Alberto Valdivia Alvarado, Saúl González, Fernanda Villarreal, Jisela Paes y Diana Von Borstel.

Twitter: @gerardocejag
http://cuestiondeestilobcs.blogspot.mx/

viernes, 10 de abril de 2015

Las campañas políticas y la gramática

Las campañas políticas y la gramática

Arrancaron las campañas políticas en todo el país. Los candidatos comenzaron literalmente a bombardearnos con sus propuestas a través de distintos medios: televisión, radio, prensa, volantes y en las calles con jóvenes entusiastas que reparten calcomanías y propaganda.

Durante este proceso, es seguro que de una u otra manera me llegue propaganda de la mayoría de los candidatos. Esto es bueno porque me permitirá realizar dos ejercicios: el primero, conocer las propuestas de estos ciudadanos; el segundo, verificar el cuidado ortográfico en la propaganda que entregan, algo que casi siempre descuidan.

Ha sido una constante que la propaganda impresa de los candidatos contenga errores gramaticales, principalmente faltas de ortografía y problemas sintácticos. Mi intención es analizar esta información y señalar las pifias con el fin de que procuren ser más cuidadosos y darle una oportunidad al buen español.

Recién me llegó un volante de la señora Fernanda Villarreal, candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI) por el quinto distrito electoral. El documento es una hoja tamaño carta doblada por la mitad. Al frente está la señora Villarreal y en la contraportada los emblemas de sus partidos así como el nombre de su suplente. Aquí no existen errores gramaticales.

En la imagen de arriba destaco los errores  que contiene la segunda página de dicha propaganda. Para visualizarlos toque con el cursor la imagen para que se despliegue la referencia.

En la tercera hoja están “Mis compromisos con tú (sic) voto”. Debido a lo extenso del texto, me centraré solo en describir los principales problemas gramaticales.
En el título utiliza un pronombre (tú) en lugar del posesivo “tu”.
Se detectó el uso de letras mayúsculas en sustantivos comunes, además de poner minúscula en vez de mayúscula en algunos nombres propios (http://cuestiondeestilobcs.blogspot.mx/2013/06/el-nombre-propio.html).
Ubica algunas comas, así como el punto y coma de forma incorrecta.
Usa el desdoblamiento del lenguaje con descuido y por esa razón excluye a uno u otro sexo (http://cuestiondeestilobcs.blogspot.mx/2014/04/los-riesgos-del-desdoblamiento-del.html).
Destacan algunas incoherencias en un par de verbos.

Despreciar la gramática en su propaganda seguramente no le restará votos a ningún candidato, pero hablará del nivel cultural que el pretenso a gobernar tiene, algo que su equipo de campaña debe de cuidar.


Twitter: @gerardocejag

miércoles, 29 de octubre de 2014

La muerte y sus formas


En México celebramos el Día de Muertos el 2 de noviembre. En esa fecha muchas familias visitan los panteones para estar con sus seres queridos. Llevan comida, música y pasan la noche ahí.

La veneración a los muertos es una tradición que se remonta a tiempos prehispánicos. Con la llegada de los conquistadores castellanos este ritual varió un poco. Los misioneros lo aprovecharon para enseñar la doctrina cristiana, haciendo adaptaciones que aún se conservan.

La definición más sencilla de muerte es “cesación o término de la vida”, según expone el diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Para que la vida cese se requiere quitarla de algún modo. Aquí expongo una breve descripción de palabras relacionadas con “muerte”.

En nuestra convulsionada y violenta sociedad, la Muerte está más presente que nunca y el homicidio es la forma más común actualmente. El homicidio se define como “muerte causada a una persona por otra”, compuesta por la raíz latina “homo” que significa “hombre” (entendámoslo como “semejante”, ya que incluye también a la mujer), y la terminación “-cidio” proveniente del verbo latino “caedere”, que significa “matar”.

Si una persona mata a otra, entonces es un homicidio, pero no precisamente un asesinato. Asesinar es “matar a alguien con premeditación, alevosía y ventaja”. Si la muerte se produce por un accidente o en ciertas circunstancias no podemos calificarla de “asesinato”. Por ejemplo, “En un enfrentamiento, fuerzas del orden asesinaron a cinco delincuentes” es incorrecto ya que la muerte de los delincuentes fue producto del enfrentamiento y no de una conspiración de los uniformados; lo recomendable es “En un enfrentamiento, fuerzas del orden mataron a cinco delincuentes”.

Matar a un animal no puede ser catalogado como homicidio, pero sí como un asesinato. Se han registrado hechos donde la muerte de perros, por ejemplo, se realiza con saña, extremada crueldad y divertimento. Matar por necesidad alimentaria se puede definir como “sacrificar”.

Ya son comunes las notas periodísticas que dan cuenta de los homicidios violentos registrados en La Paz y en cuyos encabezados suelen usar la palabra “ejecuciones”: “Llega a 27 la cifra de personas ejecutadas”. El término “ejecución” hace referencia a las presuntas acciones de grupos criminales que matan a miembros de pandillas rivales, ya sea con ráfagas de tiros, balazos en la cabeza o alguna otra forma brutal. Aunque esta palabra ya forma parte del léxico periodístico, no está de más aclarar su significado. “Ejecutar” se define como “dar muerte al reo condenado a ella”, es decir, que alguna autoridad legal haya dictado sentencia contra alguien. Una “ejecución extrajudicial” es cuando la autoridad, sin juicio de por medio, mata a ciudadanos por cuestiones políticas o sociales. Los narcos son autoridad de facto, por su fuerza y poder económico, sin embargo, nada los legitima, por ello las sentencias de muerte en contra de sus rivales carecen de valor judicial, por ello lo más puntual sería decir “asesinadas” ya que los homicidas actuaron con premeditación, alevosía y ventaja.

Algunos medios de comunicación suelen usar en sus notas el eufemismo “abatir” para referirse a “muerte”. Así pues, es frecuente encontrar información como “Los militares abatieron a tres criminales”. Siendo puntuales, “abatir” no significa en ningún momento “muerte”, sino “derribar, derrocar, echar por tierra”. De otro modo no estamos seguros si solo los criminales fueron heridos y capturados o terminaron muertos.

Cuando la persona pierde la vida se convierte en un “cadáver”, es decir un “cuerpo muerto”. De ahí la importancia de clarificar cuando se dice que “fueron encontrados 20 cuerpos en dos fosas clandestinas” porque dicha información está incompleta. Cabría mejor “fueron encontrados 20 cuerpos sin vida en dos fosas clandestinas” o “fueron encontrados 20 cadáveres en dos fosas clandestinas”.

En el caso anterior, si las personas fueron torturadas y después asesinadas podemos hablar propiamente de “occisos” (muerto violentamente). No así si la muerte fuera producto de un mal de salud u otro donde no hubo violencia: “Se confirmó que la persona murió por un ataque al corazón. El occiso fue levantado por los socorristas y llevado al Semefo local”; lo adecuado debió ser: “Se confirmó que la persona murió por un ataque al corazón. El cadáver fue levantado por los socorristas y llevado al Semefo local”.

Aunque fallecido, finado y difunto significan muerte, el uso de cada uno dependerá del contexto de lo que se quiera expresar. “Fallecer” es “morir, «llegar a término de la vida»” y puede referirse a cualquier ser vivo: “El perro falleció por moquillo”. “Finando” significa «persona muerta» y solo aplicado para seres humanos: “El finado era un excelente ser humano”. “Difunto” se registra como «dicho de una persona: muerta (que ha perdido la vida)»: “Recordemos al difunto Felipe en nuestras oraciones”.

La vida se debe de disfrutar porque no es eterna, recordemos que empezamos a morir desde que nacemos.

Twitter: @gerardocejag